sábado, 16 de enero de 2016

8 consejos de qué hacer o no hacer en tus clases de Pole Dance

1- Seguir las instrucciones de tu profesor/a
El pole dance es un deporte que requiere de mucha disciplina. Hay que aprenderlo paso por paso para no correr el riesgo de caerse o lesionarse, y por esto es muy importante seguir las indicaciones de tu instructor.


2- ¡No usar crema ni aceites corporales!
Esto es muy importante para conseguir sostenerte en el Pole! Si te resbalas porque estás sudando, podrás imaginarte que sería mucho peor con estos productos, ya que ellos contienen grasa. Si tienes piel muy seca, es mejor usar la crema la noche antes de tu entrenamiento de pole, ya que tu piel tendrá tiempo de absorberlos antes.


3- ¡No llegar tarde!

Durante la primera parte de la clase de pole dance se realizan ejercicios de calentamiento y condicionamiento, los cuales son muy importantes para no lesionarte y para ganar la fuerza necesaria para poder realizar los diferentes ejercicios. Si llegas tarde, tu cuerpo no tendrá el tiempo suficiente para entrar en calor y esto puede ser muy peligroso!


4- Ayuda a tus compañeros, pero ¡no enseñes!
Es divertido entrenar en grupo. Pueden aconsejarse y ayudarse unos a los otros. Está muy bien compartir experiencias o mostrar si hay algún truco “secreto” para lograr una figura. Pero enseñar figuras nuevas es peligroso si no eres instructor! Hay que respetar el nivel de cada uno y aprender paso por paso los nuevos ejercicios, ya que siempre corremos el riesgo de caernos y lastimarnos si no lo hacemos correctamente. Es mejor darnos el tiempo necesario que no poder entrenar por un buen tiempo por causa de una lesión!


5- ¡Haz fotos!
Las fotos son muy útiles por varios motivos! Te ayudan a saber qué hiciste bien o mal, qué necesitas hacer diferente. Puedes ver tus progresos, comparándolas con tus fotos más viejas, además de que siempre te traen buenos recuerdos. También son buenas si quieres volver a practicar una cierta figura de la cual no recuerdas el nombre, ya que el típico “ese que tenía la pierna en frente y la otra estirada por encima, agarrando la barra con una mano más o menos así…” no ayudará a tu instructor a saber de que figura le estás hablando ;) .


6- ¡No te preocupes por tu físico! 
Puede ser que te parezca que tenés algunos kilos a más o que no te guste mostrar tus piernas. Te puedo asegurar que nadie se va a fijar en tu cuerpo, ya que todos se preocupan por aprender el nuevo truco. También te vas a dar cuenta que muy rápidamente te sentirás mucho más segura de ti misma y usarás top y short con mucho orgullo!

7- ¡Escucha a tu cuerpo!

Si estas enferma o muy cansada, descansa! No podrás aprovechar la clase porque no tendrás la energía necesaria. Es mejor descansar para recuperarte bien y luego retomar las clases con nuevas energías! Lo mismo vale cuando te caes; si te duele al mover la parte que te golpeaste, ten cuidado y no te obligues a seguir. Puede ser que te hayas lesionado y que sea más que “solo un golpecito”. Es mejor ir a consultar al médico para saber si está todo bien.

8- ¡No te desesperes si algo no te sale en el primer intento!
 

Hay figuras que parecen simples, sin embargo nos cuestan muchísimo! Intentamos una y otra y otra y otra vez y no lo logramos, y nos desespera porque pensamos que no lo vamos a conseguir nunca! Pero relájate! Esto es algo muy normal en el pole. Deja de lado tu figura “imposible” y ponte a practicar otra cosa. Después de un tiempo, cuando vuelvas a intentarla, puede ser que te salga de una! Disfruta de tus clases, y especialmente de esos momentos de satisfacción! :)


Fuente original: http://poledancediary.com