viernes, 12 de mayo de 2017

¿Por qué a los humanos nos gusta tanto bailar?

Se acerca el fin de semana... y tu cuerpo lo sabe. 

Después de 5 jornadas agotadoras, tu cuerpo solo quiere una cosa. ¡Llevame a bailar! ¡ Por favor! Quizás nunca te hayas preguntado por qué a los humanos nos gusta tanto bailar. O pienses que no existe una razón científica, que simplemente es una consecuencia de tu entorno social. 

Sin embargo, para cumplir con nuestro deber, te contamos que existe una razón científica por la cual nos gusta tanto bailar. 

Ciencia en la pista de baile

Algunas personas bailan como modo de expresarse y otras para participar del espectáculo. ¿Pero por qué todos (o casi todos) sentimos esas ansias por bailar? Apenas suena ese beat, nuestro cuerpo se empieza a mover solo. 

En la revista PLOS Genetics, científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén publicaron un estudio que sugiere que la habilidad de bailar desciende a nuestros ancestros pehistóricos. Según Steven J. Mithen (arqueólogo de la Universidad de Reading en el Reino Unido), hace alrededor de 1,5 millones de años que bailamos. 

En aquellas épocas, el baile estaba relacionado directamente con la habilidad de sobrevivir. Los individuos se vinculaban y comunicaban gracias a este arte, sobre todo durante tiempos complicados. Por lo tanto, los científicos creen que los individuos con mejor coordinación y ritmo innato contaban con una ventaja evolutiva. 

¡Todos a bailar!  

Así que por lo visto, bailar está en nuestro ADN. Quizás esta sea la razón por la cual los bebés adoran bailar, cualquier melodía rítmica los mueve enseguida. ¿Lo has notado? 

De hecho, en el estudio realizado se analizó el ADN de bailarines creativos y descubrieron que estos comparten dos genes específicos. Ambos genes están asociados con una predisposición en la habilidad de comunicarse socialmente. 

Como si eso fuera poco, también detectaron niveles más altos de serotonina en bailarines en comparación con personas que no bailan. La serotonina, te recordamos, es un neurotransmisor que estimula el buen humor en humanos y cuya inhibición está relacionada con la depresión. 

Y por último, otro rasgo que resalta en los bailarines es que tienen tendencia a tener un cuerpo simétrico, lo cual en previos estudios ha sido relacionado con el atractivo y la salud. 

Entonces, aquí tienes la evidencia de que bailar siempre es mejor. Y si no, puedes preguntárselo a Groot. 

Publicado en http://www.vix.com
Publicado por Angeline Saadoun
www.escuelaflow.es

martes, 14 de febrero de 2017

¿Por qué el baile femenino resulta irresistible?

¿Alguna vez te has enamorado al ver bailar a alguien? La ciencia nos explica qué es lo que tanto nos gusta del movimiento... o al menos lo intenta como puede leerse en este artículo :)



¿Por qué el baile femenino resulta irresistible?

Investigadores de Northumbria y la Universidad de Gotinga han determinado qué elementos de la danza femenina la hacen más atractiva. Como era de esperarse, el movimiento pélvico y el de los muslos, así como movimientos asimétricos de las extremidades, fueron los más llamativos, de acuerdo con la investigación publicada en la revista Scientific Reports.

La danza es una parte importante de la cultura humana, especialmente en el contexto del ritual del cortejo, porque permite evaluar las habilidades físicas y el atractivo general de una potencial pareja. Por esta razón, es de interés para la ciencia estudiar cómo estas conductas pudieron influir en el desarrollo evolutivo del humano. 

 En 2010, otro equipo conjunto de ambas casas de estudio encontró que algunos movimientos de baile de los hombres resultan más atractivos para las mujeres, particularmente los que exigían amplitud y variedad de movimientos de cabeza, cuello y torso, así como movimientos de pierna veloces, especialmente los que suponían la flexión de la rodilla derecha. El movimiento de las manos, halló el estudio, no jugó ningún papel determinante en hacer atractivo el baile. 

En el reciente estudio, los investigadores pidieron a 39 mujeres de entre 18 y 30 años bailar al ritmo de una música con un tempo de 125 beats por minuto (el mismo ritmo de canciones como “Firework” de Katy Perry o “Born this way” de Lady Gaga. El baile fue registrado con un sistema de captura de movimiento en tres dimensiones y con los datos se diseñaron avatares en 3D de las mujeres que bailaron, descartando información como la figura, los rasgos faciales, el cabello y la ropa. La secuencia de baile de cada avatar empleada para el estudio fue de 14,5 segundos. Los 39 videos resultantes fueron sometidos a la evaluación de 57 hombres y 143 mujeres heterosexuales mayores de 18 años, que debían calificar los bailes en una escala de siete puntos. Las opiniones de hombres y mujeres sobre la calidad de la danza eran similares. 

Se encontró que una danza femenina atractiva tiene tres características independientes: una amplia gama de movimientos en las articulaciones de la cadera, asimetría máxima en movimientos de muslos y asimetría suave en movimientos de brazos. “El trabajo ayuda a crear una imagen más detallada de cómo nosotros, como los pájaros y otros animales, podemos utilizar la danza para atraer la atención del sexo opuesto", comentó sobre los resultados Bronwyn Tarr, del departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, quien no participó en el estudio. Añadió, sin embargo, que las conclusiones de los autores son aplicables solo a un público occidental, entre los que se realizó la encuesta, y que el atractivo de los movimientos de la danza puede ser diferente en otras culturas. Anteriormente ya la ciencia había encontrado que los movimientos redondeados y enérgicos en la danza mejoran el humor de los espectadores de la misma. También se demostró que la danza femenina resulta más atractiva durante la ovulación de la bailarina, y que las strippers en esos períodos obtienen más propinas. 

 
Publicado en N+1: https://nmas1.org


jueves, 26 de enero de 2017

¿Qué es y cómo se hace una coreografía?

El baile, como las artes literarias y musicales, se escribe. Esta acción se denomina coreografía y, como su origen etimológico señala, se trata de escribir los movimientos realizando danzas circulares, es decir, que se repiten.


La planigrafía y la notación de movimientos

 
Las coreografías se realizan sobre una planigrafia. Es decir, plasmando en un papel los movimientos que han de ejecutarse. Estos métodos de notación son complejos y exigen una gran preparación por parte de quienes los realizan y de quienes deben interpretarlos.

No existe un único sistema de notación que a lo largo de la historia han ido evolucionando.

Los primeros intentos de anotar la danza se realizaron en el siglo XVI y llegaron de la mano de Thoinot Arbeau. En su libro “Orchésographie” propuso las primeras sistematizaciones de pasos y figuras mediante el uso de letras, palabras e ilustraciones. A él le siguieron estudiosos de la danza como Feuillet, autor de “Chorégraphie ou L’Art de décrire la dance”, donde se representaba la progresión en el suelo y se describía la acción de las piernas en relación al conjunto y a la medida musical.
Actualmente, ese utilizan cuatro sistemas en planigrafía: Notación de Laban, Notación de Conté, Notación de Benesh y Notación de Wachmann. En Occidente los más empleados son Labanotation y la Notación Movimiento Benesh.

Elementos fundamentales de una coreografía
Seleccionada la canción y elegido el estilo, el primer trabajo que se debe hacer es seleccionar los pasos o rutinas más apropiadas.

Posteriormente hay que trabajar sobre la música, identificando las secciones que hay en el tema. En este punto los coreógrafos recomiendan ponerles nombre a cada una de ellas y observar cómo se repiten en la estructura musical, definiendo, además, qué estilo de movimiento se adecua a cada una de ellas.

Seguidamente hay que ponerse a bailar. Para ello es recomendable emplear una cámara de video y registrar las creaciones que surgen de cada improvisación. Cuando hayamos visionado las grabaciones y hayamos seleccionado los pasos es el momento de pasar a la notación. En este punto hay que preparar una línea básica de pies y luego añadir detalles de los brazos o la cabeza, si es que participan en la coreografía. Acto seguido hay que practicarlos ajustando y haciendo los cambios que se consideren oportunos.

Tipos de coreografía
En danza existen dos tipos de coreografías básicas: la monóloga y la grupal.

Como su propio nombre indica, la composición monóloga depende de una sola persona. Es un esquema que suele emplearse en la puesta en escena de obras literarias y en las óperas.

Por su parte, la coreografía grupal la construye un coreógrafo que define y corrige los movimientos que participan de la acción. Estos grupos se componen de entre seis y diez personas.

Sin embargo, esta no es la única clasificación existente y, se puede llegar a distinguir entre los siguientes tipos de coreografías:



  • Coreografías expresivas, que concluyen expresiones interjectivas y diferentes manifestaciones dancísticas.
  • Coreografías distributivas, aquellas en las que mientras unas personas bailan, el principal hace actos pero vuelve a recurrir a ellos.
  • Coreografía principal, donde el bailarín se dirige a la persona principal, pero también hacia el resto del grupo.
  • Coreografía folclórica, la que se emplea en la mayoría de los bailes regionales.
  • Coreografía histórica, aquella que se realiza contextualizada o reproduce un trabajo magistral. Coreografía simétrica, en las que los movimientos siguen un equilibrio biomecánico o muscular. Coreografía asimétrica, se realiza con desequilibrio muscular.
  • Coreografía del espacio parcial, la que ocupa solo una parte del escenario.
El coreógrafo
El coreógrafo es la persona que realiza la planigrafía y quien dirige a los bailarines en el escenario. Las personas que realizan esta labor tienen una sólida formación en danza. No hay estudios específicos para coreógrafos, hay que hacerse bailarín y adquirir la mayor experiencia posible en la interpretación de músicas y movimientos.

Esto, sin embargo, no ocurre siempre así y hay casos en los que personas formadas en artes escénicas o musicales diseñan coreografías de calidad sin haber sido nunca bailarines profesionales. Esta situación ha llevado a definir una nueva categoría: la de Coreógrafo maestro de ballet. Se trata de una persona con años de formación de ballet, que ha progresado tanto que es capaz de crear rutinas de ballet y vincularlas a la música.

 

jueves, 19 de enero de 2017

6 cosas del baile social que todo el mundo debería experimentar

Es bien sabido que bailar tiene muchos beneficios. Beneficios tales como mantener la forma física, reducir el estrés, ser más ágil, mejorar la postura, hacer amigos y porque no, ligar también.

Pero ¿qué pasa cuando te apuntas a clases de baile, ya sea de salsa, bachata, kizomba, zumba, tango o sevillanas?

Que empiezas a vivir experiencias increíbles con personas que hace muy poco que has conocido. De hecho, estoy seguro que vivirás las siguientes 6 cosas del baile social o ya las has experimentado.

1. Sacar a bailar a un desconocido y entenderse a la perfección
Cuando bailas salsa, bachata, kizomba o cualquier otro baile social, decides ir a bailar a una sala de baile y te armas de orgullo para sacar a un desconocido. Llega un día que, sin ser un experto bailarín, te das cuenta de una cosa.Te das cuenta de que no importa de dónde sea la persona que saques a bailar que te podrá seguir, os divertiréis y os entenderéis a la perfección.

En ese instante te dices a ti mismo, “esto del baile es increíble, ¡me encanta!”.

2. Estar completamente agotado, oír una canción y empezar a bailar como si no hubiera mañana
Hay un día que te lo estás pasando en grande pero ya no puedes más. O te duelen las piernas, los pies, o simplemente tienes sueño y quieres ir a descansar, pero de repente suena una canción que te encanta, sales a bailar y se te olvida todo.

Te das cuenta que el cuerpo humano aguanta muchísimo y que si haces algo que te gusta de verdad, el dolor y el cansancio desaparecen.

3. Conocer a muchas personas en poco tiempo y con gustos parecidos
No es ningún secreto que si te apuntas a bailar conocerás a muchas personas. No solo conocerás a tus compañeros de clase, sino a todo el mundillo que hay detrás.

Un día unos cuantos haréis un grupo de whatsapp, saldréis a bailar, tomaréis algo, conoceréis a más amigos, iréis a un congreso o haréis una escapada juntos y el grupo irá creciendo y cambiando poco a poco.

Además, quizás bailando ligas un poco y conoces a “la persona”.

4. Darte cuenta que al bailar estás menos estresado y sonríes mucho más
Hay varios estudios que lo certifican pero sin ir más lejos, cuando bailas y cuando acabas de bailar te sientes bien. Te sientes fantástico, alegre, ligero, tranquilo y feliz.

¿Por qué te sientes tan bien?

Sal a bailar y lo descubrirás.

5. Llevar un tiempo bailando y ver que tu aspecto físico ha mejorado
Hacer clases de baile, salir a bailar y divertirte es la manera ideal para estar en forma mientras te lo pasas bien.

Está claro que no todos los bailes son iguales, pero por ejemplo bailando salsa varias veces por semana seguro que ayudará a mantener tu tipo e incluso mejorarlo en función de la frecuencia y las veces que bailes cuando salgas de fiesta.

6. Darte cuenta que pasarlo bien en este mundo del baile es muy económico.
Apuntarte a clases de baile, salir a bailar varias veces por semana cada semana, ir a varios congresos de baile al año, comprarte unos zapatos y ropa para bailar. Parece mentira, pero no es nada caro si lo comparas con muchos otros hobbies y además te aporta muchísimo más para tu bienestar físico, emocional y social.

Así que, te animamos a apuntarte a clases de baile y sobre todo a salir a bailar para pasarlo en grande.

 

miércoles, 11 de enero de 2017

8 cosas que los bailarines extrañan cuando dejan de bailar

Las transiciones en la vida nos conducen a llevar a cabo sacrificios, y para muchos esto significa abandonar por completo la danza. La escuela nos ofrece muchas oportunidades increíbles, lo que conlleva no poder seguir bailando constantemente, así que llega un momento de pasar ese capítulo tan importante en nuestras vidas.

Aquellos que han dejado de bailar entenderán que esto no es una cosa fácil de hacer. Hay una larga lista de cosas que siempre vamos a recordar. Aquí te dejamos 8 cosas que los bailarines extrañan cuando dejan de bailar:

1. La adrenalina
No hay sensación más grande en el mundo que hacer lo que amas frente a una gran multitud. No importa cuántas veces lo hubieras hecho antes delante de tu familia y amigos, bailar frente a un público siempre nos produce cierto tipo de adrenalina que no puede ser remplazada por nada. Una vez que dejas de bailar, es difícil encontrar este sentimiento en otros aspectos de tu vida.

2. Hábitos extraños
¿Recuerdas cuando ver la televisión en posiciones extrañas que tu familia no podía entender?,¿Recuerdas los conteos 5, 6, 7, 8 para marcar el tiempo ante cualquier cosa o en clase? Hay ciertos aspectos que los bailarines hacen inconscientemente en la vida cotidiana que nos dicen: “¡Yo soy bailarín!”
Nunca nos damos cuenta de que esos detalles estaban allí hasta que te encuentras haciéndolos cada vez menos, porque los hábitos se desvanecen.

3. El caos
Suena raro, ¿no? Bueno, es cierto. Cuando te alejas de tus horarios naturalmente caóticos que consisten en prácticas, ensayos y actuaciones, existe un gran ajuste. Al final del día, la locura siempre valía la pena.

4. El escape
Aunque el baile quizá añadió un poco de estrés a nuestra vida, de alguna manera también se lo llevó. Siempre fue una actividad en la que podías perderte sin tener que pensar en nada. Siempre que la vida era difícil de controlar, la danza fue algo que nos permitía escapar de la realidad, y ahora a menudo nos podemos a llegar a sentir perdidos sin ella. Es difícil saber que no tenemos más clases de baile por la noche y que ahora tenemos que encontrar otras maneras para lidiar con nuestra vida sumamente ocupada.

5. Flexibilidad
¿Aún recuerdas el esfuerzo que hiciste para conseguirla? Años y años de entrenamientos te dieron la capacidad de ser flexible y poco a poco estás perdiendo esa habilidad. Conforme pasa el tiempo, bailas cada vez menos, y tus músculos largos olvidan lo bien que se siente estirarse.

6. Despertar adolorido
No existe entrenamiento tal que nos envuelva completamente a nosotros mismos como cuando nos perdemos en la música bailando. Los bailarines siempre pueden despertarse por la mañana sintiendo el dolor que de cierta manera les recuerda que valió la pena.

7. Los vestuarios
La danza era la excusa que tenías para usar un traje llamativo, ¿y ahora qué? Echas de menos las pestañas postizas, el olor eterno a laca para el cabello y los trajes brillantes que dejan algunas marcas. No sabes por qué, pero te encantó todo esto.

8. Bailar junto a nuestros mejores amigos
No importa si era un grupo, una compañía de baile o una clase de danza, eran los mejores amigos; los que se entendían de una manera en que otras personas no podían. Sabían lo que era la presión, la lucha y la pasión detrás del baile, porque llegaron a bailar juntos todos los días. A su lado creciste, confiaste en ellos y ellos confiaron en ti, y compartieron una cantidad infinita de horas de baile.

Por lo menos no podemos perder los recuerdos que nos dejo la danza, porque eso lo vamos a tener para siempre. 

martes, 3 de enero de 2017

¡Nos presentaremos! ...por si no nos conoces


Desde que comenzamos con la idea de un blog de baile, danza y pole dance han pasado ya algunos años. Vuestras visitas nos han animado siempre a seguir y hoy se nos ha acelerado el corazón al ver que tenemos 199.999 visitas!! Es probable que cuando leas estas líneas ya estén por encima de las 200.000.
Vemos en las estadísticas que nos leéis de todas las partes del mundo lo cual nos hace muy felices.
Hoy queremos enseñaros un poco de lo que es Flow, para que aquellos que no nos conocéis en persona podáis ponernos cara. Como un vídeo vale más que mil palabras os dejamos nuestro vídeo de presentación esperando que os guste.



Un beso muy fuerte desde Flow, Madrid, España. 

También puedes seguirnos a través de las siguientes redes sociales:
Twitter: @escuelaFlow
Instagram: escuelaflow
Pinterest: https://es.pinterest.com/escuelaflow/
Google Plus: https://plus.google.com/u/0/+escuelaflowEs

Y por supuesto también puedes encontrar información sobre nosotros en nuestras webs:
web de baile y danza: www.escuelaflow.es
web de pole dance y acrobacias: www.escuelapole.es
web de celebraciones y despedidas:  despedidas.escuelaflow.es/

viernes, 30 de diciembre de 2016

Fitness sobre tacones

¿Necesitas una subida rápida de autoestima respecto a tu cuerpo? Con las clases que te proponemos no sólo mejorarás tu aspecto sino que te sentirás como una diosa, harás mucho ejercicio y sacarás tu lado más sensual. Para practicar algunas disciplinas tendrás que llevar taconazos y ropa para seducir. 

High Heels Dance 

Es lo último en los clubes Físico, una clase que combina baile (jazzfunk, g-go, strip-dance...), desfile de pasarela, estiramientos, entreno cardiovascular y maestría de actor. ¡Una mezcla explosiva para tu cuerpo y espectacular para tu autoestima! Con esta nueva disciplina mejorarás tu forma física, aprenderás a bailar y a moverte sobre tus tacones. Los resultados. Aprenderás a moverte con gracia, de forma elegante y sensual, mejorarás tu flexibilidad, tu postura y te sentirás como una auténtica diva. Outfit. Ropa cómoda pero sexy y ¡taconazos! Lo mejor. Aprenderás a caminar con “charme” sobre tacones y serás la reina de la pista cuando salgas de fiesta. fisicoweb.com. 



Pole Dance 

Lleva tiempo haciendo furor en USA y cada vez son más las escuelas de baile con barra vertical en nuestro país, como Flow Pole Dance en Madrid. Una forma diferente de hacer ejercicio que te proporcionará un cuerpo escultural, ya que se trata de un intenso entrenamiento físico que combina fitness con danza y movimientos sensuales. Las clases de iniciación se hacen con barra fija y, cuando la forma física y la técnica mejoran, se pasa a la barra giratoria. Muchos beneficios. Mejora tu figura, aumenta tu flexibilidad y coordinación, eleva tu tono muscular y resistencia, potencia tu autoestima, desarrolla tu sensualidad y te permite quemar hasta 500 calorías por sesión. Psst. También hay clases para niños y para chicos.

XMove

Se hace con zapatillas pero es una clase que te permitirá entrenar y sentirte muy sexy gracias a la combinación de gimnasia y baile. XMove es una actividad de coreografía sencilla y llena de energía al ritmo de los mejores hits musicales. Cada clase está diseñada para que tonifiques todo el cuerpo, hagas ejercicio cardiovascular y quemes muchas calorías, lo que se traducirá rápidamente en tu figura. Las sesiones son de 55 minutos, en las que bailarás entre cuatro y diez canciones que aprenderás progresivamente. Terminarás con estiramientos y ejercicios de relajación y respiración. Además de los beneficios físicos, con XMove te sentirás llena de energía, sacarás tu parte más sexy bailando, te lo pasarás genial y experimentarás una gran subida de autoestima

Sexy & Strip Dance 

¿Quieres ponerte en forma y mejorar tus artes de seducción? Entonces te recomendamos las clases de Sexy & Strip Dance de la escuela de baile Flow, que combinan pasos de baile (jazz, pop…) con movimientos divertidos y sexys tomados de las técnicas de strip, lap y chair dance. Tu cuerpo ganará tono, fuerza y flexibilidad y tú tendrás tu momento para bailar, desinhibirte y sacar tu lado más sensual. Las clases se dan en grupos reducidos y existen diferentes niveles. Psst. Te encantarán sus intensivos de Sexy Dance y Fantasía, perfectos para hacer con tus amigas en fin de semana. Pasaréis un rato muy divertido quemando calorías.

Danza con telas aéreas 

¿Te acuerdas del sensual baile con telas de Penélope Cruz en la película "Nine"? Una forma espectacular y muy sexy de sacarle el máximo potencial a tu cuerpo. Aunque no hace falta una preparación física previa, te adelantamos que tendrás que estar dispuesta a esforzarte, ya que se trata de un entrenamiento intenso y de tipo acrobático. En estos cursos aprenderás a trabajar la flexibilidad, la resistencia, la fuerza y la coreografía artística sobre la tela. Expresarte con tu cuerpo y notar cómo se va fortaleciendo con el ejercicio te hará sentir poderosa y segura de ti misma

Yoga Vinyasa 

Dinámico, vigoroso y placentero. Este estilo de yoga te harán sentirte muy bien en tu cuerpo. A través de secuencias e movimiento fluidas y coordinadas con la respiración trabajarás cada músculo de tu cuerpo y generarás energía interior, lo que mejorará inmediatamente tu tono vital. Saldrás de cada clase con la sensación de haber hecho ejercicio, pero también relajada y feliz. Practicando esta disciplina conseguirás conectar cuerpo, mente y espíritu, lo que potenciará tu belleza desde el interior y te hará sentir mucho más segura de ti misma y de tu feminidad. ¿El resultado? Un cuerpo fuerte, atlético y elástico, y la autoestima por las nubes.