lunes, 19 de octubre de 2020

Una terapia con resultados comprobados. Los efectos de la música en el sistema inmune

Modula el estado de ánimo, aumenta la inmunidad y es empleada en tratamientos neurológicos. Se suman las evidencias de sus beneficios sobre la salud física y mental.

Hoy se sabe que la música está asociada con la inmunoglobulina A, anticuerpo vinculado a la inmunidad.


Las afirmaciones y atribuciones sobre el poder curativo de la música las podemos encontrar en la Biblia y en la antigua Grecia. En las últimas tres décadas se pudo comenzar a establecer, a partir de métodos modernos experimentales, que estos efectos son genuinos.

No caben dudas del efecto que la música tiene sobre nuestro estado de ánimo o bien que puede modular nuestras emociones en la vida cotidiana, y que también puede promover salud física, psicológica y bienestar general.

La utilización de la música como terapia en el área médica y de la salud mental está siendo cada vez más reconocida a tal punto que es empleada en tratamientos para el dolor, en rehabilitación neurológica en presencia de lesión cerebral, enfermedades neurodegenerativas y trastornos del neurodesarrollo.

Incluso es empleada para promover neuroprotección, es decir promover el desarrollo normal del cerebro en el caso de bebés prematuros en terapia intensiva o para colaborar en el diagnóstico diferencial entre estado vegetativo y estado de conciencia mínima.
 
¿Cómo es que la música puede traducirse en beneficios fisiológicos? Daniel Levitin y colegas en McGill University, Canadá, dedicaron gran parte de sus esfuerzos durante el ultimo año en realizar un análisis de los hallazgos documentados en 400 estudios científicos publicados sobre música y funcionamiento cerebral. 

Uno de los hallazgos más interesantes es que la música está asociada con la inmunoglobulina A, anticuerpo vinculado a la inmunidad, y con un número mayor de células que combaten gérmenes y bacterias.

Triste o alegre, aumenta las defensas

Un estudio realizado por Hucklebridge y colegas en el Reino Unido, explica que la música se asocia a una mayor concentración de inmunoglobulina A independientemente de la valencia emocional de la música (es decir, si expresa por ejemplo alegría o tristeza). De esta manera, la modulación del estado de ánimo por la utilización de la música, tiene efectos beneficiosos en la inmunidad más allá de cuál sea el estado de ánimo que converge.

Otro hallazgo interesante por ejemplo es que se encontró que se produjo una reducción en los niveles de cortisol en sangre en pacientes que escucharon música antes de que se les practique una cirugía, y que esta reducción fue mayor que en aquellos pacientes que solamente habían tomado fármacos. El estudio se hizo contemplando los puntajes de ansiedad auto referidos por los pacientes, y fueron comparados con los niveles de la hormona cortisol medidos en sangre. Esto indica el poderoso uso medicinal de la música.

Calma, vigoriza y consuela

Entonces ¿qué tipo de música en especial hay que escuchar o hacer cuando sentimos una emoción determinada o para cada estado de ánimo?

No hay una respuesta única a esta pregunta. Cada persona trae al nacer una musicalidad innata, es decir, una  sensibilidad a la música y a sus elementos que puede ser activada para la salud y la calidad de vida.

La elección del tipo de música es única y personal y tiene que ver con la musicalidad innata propia y las preferencias personales. Parece ser que para nuestro sistema inmunológico es indistinto y que lo importante es que la música que elijamos nos ayude a regular nuestro estado de ánimo ya sea calmándonos, vigorizándonos, o acompañándonos en nuestras alegría y tristezas.

El siguiente desafío para los neurocientificos es buscar cuáles son los químicos en el cerebro que se liberan bajo el efecto de la música, y cuáles son las regiones del cerebro en las que se liberan estos neuroquímicos. Porque de esta combinación única parece depender el efecto que nos produce.

Mientras tanto, ¡música maestro…!

* La Lic. Marcela Lichtensztejn es Jefa del Servicio de Musicoterapia del Instituto de Neurología Cognitiva y Directora del Departamento de Terapias Basadas en las Artes de la misma institución. Es autora del libro “Música y Medicina: La aplicación especializada de la música en el área de la salud” (Ediciones Elemento, 2009).
 

lunes, 5 de octubre de 2020

Heels Dance: Ponte los tacones y consigue el cuerpazo de las bailarinas de Beyoncé

Prueba una clase de Heels Dance y comprobarás que tus zapatos sirven para mucho más que parecer más alta.

Baila sobre tacones para unas piernas perfectas
Baila sobre tacones para unas piernas perfectas | Getty

Enero es el mes de los buenos propósitos y de la tradicional promesa de incluir el ejercicio físico entre nuestras rutinas, pero si te aburre correr o ir al gimnasio, y no sabes muy bien qué hacer para endurecer tus piernas, tus glúteos y tu abdomen, te proponemos una forma divertida y sexy de ponerte en forma: el Heels Dance.

Si eres de las que no se ponen un tacón ni en ocasiones especiales, tómatelo con calma porque bailar ahí subida exige un entrenamiento específico y acostumbrar al cuerpo a esa nueva posición. Dale una oportunidad a tus stilettos y conviértelos en tus mejores aliados.

Piernas tonificadas
Bailar subida en unos tacones de aguja de ocho a doce centímetros tiene sus peligros y sus ventajas. Con el debido entrenamiento y siguiendo las pautas de una profesora con experiencia, te darás cuenta de que tus piernas trabajan el doble que con un zapato plano.

Los primeros que notarán la diferencia serán tus gemelos, que el Heels Dance se encargará de tonificar a conciencia. Por extensión, debido a la altura y al cambio de posición, cuádriceps y abductores se encargarán de darte estabilidad cuando empieces a moverte y a bailar con tus zapatos altos.

El Heels Dance es una disciplina que requiere de un calentamiento previo intenso para evitar lesiones. Antes de empezar a bailar habrás trabajando intensamente todo tu tren inferior. Además, las coreografías de Heels Dance te obligarán en más de una ocasión a doblar y estirar tus piernas sin perder el control, o incluso a tirarte al suelo y volver a levantarte sobre los tacones. Las agujetas después de la primera clase están aseguradas.

Contrae tu abdomen
Aunque pueda parecer que tu abdomen tiene poco que ver con ir subida en unos tacones altos, estás muy equivocada. Será el centro de tu cuerpo, el core y tus abdominales los que se encargarán de darte la fuerza necesaria para controlar tu musculatura cuando empieces a bailar.

El equilibrio dependerá, en gran parte, de la fuerza que desarrolles en tu zona abdominal, por lo que es una disciplina perfecta para tonificar tripita y rebajar esos antiestéticos michelines laterales.

Glúteos firmes
Además de las piernas, los glúteos también se trabajan intensamente en el Heels Dance. Tanto en la coreografía, como en los ejercicios previos de calentamiento y preparación para bailar sobre los tacones, donde cobran especial importancia la elasticidad y la resistencia muscular. Una vez preparado el cuerpo, podrás sacar tu lado más sexy porque los zapatos altos estilizan la figura, alargan las piernas y dotan al baile de un componente muy sensual.

En pleno apogeo en los últimos años, los hombres se han apuntado a la moda de bailar con tacones y lo hacen igual o mejor que las mujeres. Son varios los bailarines que han convertido en virales sus vídeos con coreografías de lo más provocativo y sexy. Está claro que la altura de los tacones no es exclusividad del género femenino.

Fuente: https://www.correryfitness.com/

https://www.escuelaflow.es/clases/clases-de-heels-dance-sexy-style


lunes, 28 de septiembre de 2020

Danza urbana: Tendencias 2020

La danza urbana tiene su origen en la cultura del Hip Hop; con su música, que acaba provocando, casi al unísono, la aparición de un nuevo nuevo ritmo o danza que recibe el mismo nombre. Pero esto sólo es la punta del iceberg, ya que, año tras año surgen nuevas ramas o sub-estilos que reciben denominación propia, con el hilo conductor del Hip Hop, pero con influencias musicales de todo tipo y características diferenciales. Para entender ciertos movimientos o nuevos sub-estilos de la danza urbana, vamos a intentar ver cual es su origen y qué otros subestilos están muy extendidos a día de hoy.

¿Qué es la danza urbana?

El hip hop, como corriente cultural, abarca diversas áreas. Una de las cosas que distingue la «Urban Dance» de otros estilos es el importante papel que juega la improvisación en su práctica. Hay algo muy a tener en cuenta a colación de esto, y es el auge de concursos de baile «FreeStyle» o de estilo libre (sobretodo en Estados Unidos), que han empujado, aún más si cabe, este estilo de ágil improvisación.

Además, el Hip Hop puede utilizarse como una «puesta a punto» física o también como un simple pasatiempo. Pero para aquellas personas que desean dar un paso más en este mundo, hay otro camino: la danza urbana es una tendencia profesional y competitiva; hay muchos profesionales que hoy día se ganan la vida con el hip hop, ya sea como profesores, coreógrafos o bailarines de grandes espectáculos.

Sin duda, la danza urbana ha desatado todo un movimiento cultural que ha suscitado un gran interés a muchísima gente y que hacen de este estilo una forma de vida.

Los 2 sub-estilos del Hip Hop

Los dos sub-estilos o grandes grupos del Hip Hop son: la vieja escuela u «old school» (que abarca los principales estilos) y la nueva escuela, o estilos derivados. Como en toda corriente cultural, hay personas que se sienten más cómodas con aquello conocido, con los orígenes del movimiento o con lo que controlan y sin embargo hay otra parte importante que van al día, a la novedad, que les gusta experimentar nuevos estilos de baile. Para todos ellos, incluso para los amantes de todo o incluso de nada, hay hueco.

Estilos Vieja Escuela (Old School) en 2020

Hay algo que debes entender. Aunque hayan incipientes modas o grandes movimientos virales, la danza urbana, en cualquiera de sus estilo, siempre es tendencia. Y aunque luego vayamos a mostrarte esos nuevos sub-estilos urbanos, no pienses que la vieja escuela es equivalente a bailes desfasados.

  • Break Dance o Breaking: Este estilo de baile aúna 3 elementos casi indivisibles: gimnasia, acrobacia y ritmo. Para practicarlo con cierta solvencia se necesita una buena forma física, aunque su práctica (no siendo la más óptima) también puede llevarte a un estado físico más que aceptable. Este estilo evolucionó como una respuesta del cuerpo al beatboxing, y a día de hoy sigue siendo reconocido, practicado y muy extendido en la danza urbana.
  • Locking: El origen de este nombre se basa en el término «lock» o bloqueo y resulta ser un estilo muy similar al popping. Cabe destacar los movimientos rápidos y bruscos de toda extremidad. También se implementan ciertos actividades de interpretación, mimo y alguna acrobacia.
  • Popping: Original de Fresno (California), este estilo de danza urbana se caracteriza por sus movimientos robóticos y de contracción de músculos. Es muy importante practicarlo con la música idonea, que se adapte a los movimientos del cuerpo, que en esencia suele ser música fun, house y electro.

 

Estilos de Nueva Escuela en 2020

Estos estilos responden a las últimas tendencias musicales, capaces de incorporar cualquier estilo de baile con gestos y actitudes inspiradas en ciertos contextos sociales o culturales.

  • New Jack Swing: Es un género musical que fusiona soul y hip hop, en bases rítmicas y de rap. También conocido como Swing Beat, este estilo acercó al gran público los sonidos del Hip Hop actual y del R&B.
    Con él, nacen infinidad de pasos, altamente explotados en muchas discotecas del que destaca el conocidísimo Hype, otro subestilo del Hip Hop.
  • Krumping: Con origen en California y caracterizado por su libertad de movimiento, su expresividad y gran intensidad (movimientos fuertes y exagerados); este estilo es carne de competición, ya que resulta uno de los estilos más visuales.
  • New Style: Se caracteriza por la combinación de estilos principales como jazz, africano o indio y cualquier otro estilo de baile. En sus inicio, allá por los años 90, suscitó buen interés por parte de todo tipo de medios de comunicación. En este estilo, «las impros» quedan en un segundo plano y predominan secuencias sincronizadas y coreografiadas.

 

Estilos Top Tendencias de 2020

Estamos acercándonos peligrosamente a mitad de año y ya empezamos a ver o a constatar esas tendencias que se vienen consolidando desde el año anterior y otras que han acabado por explotar este mismo año. Aunque hay tantos estilos como tendencias, vamos a mostrarte cuatro de los más destacados:

  • Dancehall: Su popularidad gracias, en parte, a cierta cotidianidad en la expresión de sus movimientos. Es un tipo de baile idealmente acompañado por música jamaicana; se trata de una versión de reggae.
  • Twerking: ¿Dejará algún día de estar de moda? Está claro que es un baile, que a golpe de pelvis, ha llegado para quedarse. Debido a su carácter sensual, que muchos consideran impropio, tiene tantos seguidores como detractores, pero lo cierto es, que año tras año, no deja de ganar terreno.
  • Passinho: Catalogado por mucho como un híbrido del breakdance, pop y funk, el passinho es un estilo de baile enérgico que se extendió, en gran medida, gracias a las redes sociales. La particularidad recae en su origen: nada más y nada menos que las favelas de Brasil.
  • Shuffle: Posiblemente la sensación del momento, la tendencia más creciente a nivel mundial de la danza urbana. Un estilo que cuida la selección de sus canciones, de contagiosa buena energía y diversión máxima y que se apoya en una gran coordinación y rapidez de pìes.

¿Conocías todos estos subestilos de danza urbana? ¡Ya no hay excusas, elige tu estilo y ponte a bailar!


https://www.escuelaflow.es/clases

lunes, 21 de septiembre de 2020

Danza Aérea: 10 beneficios de practicarla

La danza aérea lejos de ser sólo una práctica que se le puede atribuir a los circos y al espectáculo, es una excelente manera de ponerte en […]


Danza Aérea: 10 beneficios de practicarla

La danza aérea lejos de ser sólo una práctica que se le puede atribuir a los circos y al espectáculo, es una excelente manera de ponerte en forma, te contamos de todos los beneficios de esta divertida práctica.

Probablemente la has visto en espectáculos circenses o en fiestas, con bailarinas contratadas, la danza aérea es una disciplina que encanta y seduce a muchos con su aparente facilidad y sensualidad de las telas, sin embargo es una actividad que ejercita todo tu cuerpo. Cada vez son más los gimnasios y lugares de fitness que ofrecen entre su variedad de clases, la danza aérea. Si estás interesada en practicarla, te contamos algunos de los beneficios más importantes que puede traer a tu vida esta actividad.

1. Aumenta tu nivel de endorfinas

Así como muchos de los ejercicios, practicar danza aérea te ayuda a aumentar tu nivel de endorfinas haciéndote feliz casi instantáneamente.

Este video te puede interesar

2. Ayuda a la descompresión de los cartílagos

Si buscas un ejercicio de bajo impacto para tus rodillas y articulaciones, este es ideal, ya que debido a que mucho del trabajo se realiza en el aire, tus articulaciones estarán menos expuestas que si salieras a correr.

Foto: Google

3. Reduce el estrés

Debido a que los ejercicios involucrados en esta práctica implican el manejo de la respiración y el entrenamiento de resistencia para los músculos manteniendo ciertas posturas, el estrés tiende a disminuir ya que hay una oxigenación del organismo y una elongación de los músculos.

4. Fortalece el corazón así como el flujo sanguíneo

Aunque no es una disciplina que sea cardio tal cual, sí existe un aumento en la presión cardiovascular al momento de ejercitar el cuerpo, subir a las telas y mantener ciertas posturas que implican una tensión muscular.

Foto: Google

 

5. Tonifica tu cuerpo

Para los ejercicios se requiere fuerza en brazos, piernas y abdomen, de manera que puedas subir a las telas, mantenerte y realizar las posturas y giros que vayan según la rutina, y con ello se realiza una quema de calorías impresionante.

6. Sirve como terapia de autoconfianza

Al inicio puede ser que subir te de miedo, sin embargo a medida que avanzas comienzas a ver lo que es posible con la maravillosa herramienta que es tu cuerpo y desarrollas paciencia, concentración y fortaleza mental, ya que eres tú solamente la que puede sostener tu peso en tan sólo unos centímetros de tela.

Foto: Google

7. Te ayuda a tener más flexibilidad y mejor coordinación

Esto es vital antes y después de realizar una actividad como estas. Antes de empezar una sesión de ejercicio, existe un tiempo de calentamiento en el que es preciso estirar los músculos y adecuarnos antes de subir a las telas, de manera que nuestro cuerpo esté preparado para dicha actividad.

8. Fortalece la zona lumbar

Si padeces de lesiones lumbares, esta actividad puede ayudarte a sanar, ya que no es de alto impacto y con los ejercicios de flexibilidad puede servir de terapia para reactivarte poco a poco.

Foto: Google

9. Ayuda a la salud de tus huesos

Muchos estudios aseguran que el ejercicio ayuda a aumentar la densidad ósea, en este caso en la danza aérea, se trabaja con el peso de tu cuerpo y a su vez convierte a esta actividad en un ejercicio de soporte de peso, siendo éstos los ejercicios más recomendables para fortalecer los huesos si se practican un poco más de 9o minutos por semana.

10. ¡Te divierte!

Además de reírte de tí misma al intentar subir por las telas, resbalarte, caerte, reírte, enredarte en las telas al hacer un giro que no iba y quedar como una sopa, imagínate el desestrés de estar arriba de las telas, manteniendo una postura tan graciosa como un cisne y saber que tu eres capaz de lograrlo. ¿A poco no es motivación suficiente?

lunes, 14 de septiembre de 2020

La flexibilidad y su importancia real

La flexibilidad y su importancia real

La flexibilidad se define como la capacidad de los músculos de adaptarse, mediante su alargamiento, a distintos grados de movimiento articular, es una propiedad morfológico-funcional del aparato locomotor. Es decir, que cuando efectuemos el movimiento de cualquier articulación, los músculos que intervengan en dicho movimiento puedan alcanzar la máxima amplitud posible.

En el mundo deportivo, se entiende por flexibilidad la cualidad que tienen los músculos de estirarse para adaptarse a un nuevo rango en la amplitud de los movimientos. Dentro de este ámbito, la flexibilidad adquiere especial importancia, sobre todo para determinados deportes.

Pensemos en una persona que carece de buena flexibilidad y que practica artes marciales, fútbol o tenis, por poner algunos ejemplos. ¿Sería capaz un karateka de elevar la pierna a una altura más allá de la del torso de su oponente? Probablemente no. ¿Serían capaces un jugador de fútbol o de tenis de llegar a un corte de balón o a una pelota difícil realizando un estiramiento algo forzado? Es probable, pero también será más probable que al realizar dicho movimiento sufran una lesión, porque como bien se ha indicado en la definición de flexibilidad, cuanto mayor sea esta, mayor movimiento articular podrán realizar nuestros músculos sin padecer daños, y este es uno de los motivos por los cuales la flexibilidad adquiere una gran importancia en el ámbito deportivo, además de permitir un mayor rango de movimientos, fundamental en determinadas disciplinas deportivas. Y no pensemos ya en una persona que practica gimnasia rítmica o patinaje artístico y que carece de un buen grado de flexibilidad.

Como podemos ver, la flexibilidad es una cualidad beneficiosa en algunas disciplinas deportivas, y fundamental en otras.

De qué depende la flexibilidad

No todas las personas tienen la misma flexibilidad, ya que esta va a depender principalmente de dos factores: por un lado, de la elasticidad de nuestros músculos, es decir, su capacidad para estirarse y contraerse, y por otro lado va a depender también de la movilidad articular, es decir, el grado máximo de movimiento que es capaz de realizar la articulación en cuestión.

Podemos definir pues a la flexibilidad con una sencilla ecuación:

Flexibilidad = elasticidad muscular + movilidad articular

En el que estos dos factores resulten más o menos favorables va a influir:

  • El tipo de articulación. Dependiendo de si es una articulación de bisagra, pivotante, esférica... tendrá diferentes características, entre ellas su resistencia interna al movimiento. Cuanto menor sea esta, más flexible será.
  • La estructura de nuestros huesos. Es posible que se dé el caso de que exista la presencia de topes óseos en nuestros huesos. Estos topes son prominencias de tejido óseo que limitan el movimiento al final de su recorrido, es decir, impiden que una articulación realice el recorrido completo.
  • El tejido muscular, los ligamentos y los tendones. La resistencia que presenta a la elongación el tejido conectivo de los músculos es uno de los factores clave para medir la capacidad de flexibilidad. Además, también influye la elasticidad que presentan los ligamentos y los tendones, que va a ser muchísimo menor que la que presenta el tejido muscular y que va a restringir la flexibilidad general que presente la articulación.
  • La temperatura a la que se encuentren el músculo y la articulación. A mayor temperatura muscular y articular mayor flexibilidad. En general, cuanto mayor sea la temperatura ambiente, mayor será la flexibilidad.
  • La herencia genética.
  • El sexo, ya que se ha observado que, en general, las mujeres poseen mayor flexibilidad que los hombres.
  • La edad. Un niño es notablemente más flexible que un adulto, se trata pues de una cualidad que vamos perdiendo conforme vamos cumpliendo años. Sobre este aspecto vamos a incidir más adelante.
  • La falta de entrenamiento de esta cualidad y el sedentarismo en general. Personas que no realizan ningún tipo de actividad física presentan menor movilidad articular que otras que realizan deporte de manera habitual.

Y ya no hablamos solo de entrenar esta cualidad como tal, sino que el propio estiramiento después de entrenar, suele ser a menudo la primera cosa que se deja de lado con la rutina y el paso del tiempo.

Si le preguntas a alguien sobre su entrenamiento, te dirá los largos que nadan, los kilómetros que corren, las vueltas que dan, y el tiempo que hacen. Muy pocas personas hacen referencia a la parte de estiramientos y flexibilidad cuando entrenan o hablan de su entrenamiento. Esto significa que están dejando de lado un aspecto importante de la aptitud física real.

En efecto, realizar una tabla de estiramientos, por pequeña que sea, al finalizar una actividad física, además de mantener y mejorar nuestra flexibilidad va a ayudar a nuestros músculos a que, por ejemplo, su recuperación sea mucho más rápida de lo que sería si prescindimos de realizar dichos estiramientos, ya que de esta manera se favorece el riego sanguíneo en los músculos ejercitados y con ello se consigue un mayor aporte de nutrientes necesarios para su recuperación.

Si pensamos en el acondicionamiento físico como un triángulo, un lado sería la actividad física, otro sería la fuerza, y otro sería la flexibilidad. Nadie debería renunciar a la flexibilidad ya que cualquiera de las tres partes es esencial para una buena rutina de ejercicio bien estructurado.

¿Que es la flexibilidad?

¿Qué beneficios nos puede ofrecer el realizar un buen entrenamiento de la flexibilidad?

Puede ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento físico y a reducir el riesgo de padecer alguna lesión. Cuanto mayor sea la capacidad de nuestros músculos para alargarse, mayor será su rango de movimiento articular, además de necesitar menos energía para realizar este recorrido.

Todo esto lleva aparejado un menor riesgo de lesión, ya que, a mayor flexibilidad del músculo, menor riesgo de que llegue a realizar un recorrido excesivo para él. Volvamos a los ejemplos citados al principio del artículo y pensemos en un portero de fútbol que en ciertas paradas tiene que realizar estiramientos bastantes bruscos para poder alcanzar el balón e impedir que cruce la línea de gol. En una de estas estiradas, si su flexibilidad muscular es la adecuada, el músculo no padecerá ningún tipo de daño, en cambio, si su flexibilidad es limitada, al realizar el mismo movimiento el músculo sufrirá daños. El mismo ejemplo es aplicable a un tenista que llega in extremis a una bola lanzada por su oponente, si su flexibilidad es buena llegará sin problemas y continuará el partido, si su flexibilidad es mala es posible que llegue a esa misma bola fruto de la tensión del partido, pero las posibilidades de sufrir una lesión serán mayores al verse el músculo sometido a realizar un estiramiento mayor al que está capacitado.

Realizar estiramientos estáticos de forma lenta al finalizar la actividad física puede ayudarnos a reducir las molestias musculares que se puedan producir en los momentos posteriores a dicha actividad, para ello deberemos mantener la posición durante 30 segundos aproximadamente en el punto más lejano que seamos capaces de alcanzar, pero en el cual no sintamos dolor.

También ayuda a mejorar nuestra postura natural corrigiendo los defectos que en esta produce la gravedad y el mantenimiento durante largo tiempo de ciertas posturas incorrectas, especialmente cuando permanecemos sentados durante mucho tiempo. El estiramiento ayuda a que la estructura del tejido muscular se reordene haciendo que nos cueste menos esfuerzo mantener la postura correcta.

Algo muy importante es que puede ayudarnos a reducir o eliminar los dolores que suelen aparecer en la zona lumbar. Cuando estiramos estamos favoreciendo la relajación muscular. Buena parte de las molestias que se sufren en esta zona son consecuencia de la contracción constante y continuada de los músculos presentes en ella. Estos músculos que se encuentran en constante contracción va a necesitar, además, mayor cantidad de energía para realizar la misma actividad que en el caso de que se encontrasen relajados. Si queremos aliviar de tensión la zona lumbar deberemos trabajar la flexibilidad de los isquiotibiales (bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso), de los flexores de la cadera, de los cuádriceps, de los erectores de la columna vertebral, y de los glúteos.

Así pues, ser cada vez más flexible, puede significar el final de algunos tipos de dolor crónico, ya que como acabamos de exponer, muchos músculos tensos pueden causar dolor en lugares inesperados. Es bastante común en las personas adultas tener por ejemplo dolor en la zona baja de la espalda, y puede ser causado por una tensión muscular en las caderas. Lo ideal sería, en vez de tener que recurrir a medicamentos para el dolor, atajar estos dolores, corrigiendo los desequilibrios de su cuerpo estirando correctamente. Siempre prevención antes que reacción.
Otro beneficio ya lo hemos comentado con anterioridad, y es que al estirar se produce un aumento sanguíneo al músculo, con ello aumentamos el aporte de nutrientes hacia este tejido lo que favorece, entre otras cosas, a que la recuperación post-entrenamiento sea más rápida.

También se ve favorecida la coordinación neuromuscular, ya que al realizar estiramientos se aumenta la velocidad del impulso nervioso que emite nuestro cerebro en dirección al músculo para que realice el movimiento, logrando que llegue en un tiempo menor. Con ello se consigue que los músculos opuestos puedan realizar movimiento más coordinados.

En definitiva, aumentar la flexibilidad nos ayudaría en casi todas las tareas que realizamos a lo largo del día, desde salir del coche, hasta atarse los zapatos. La flexibilidad puede ayudar con la coordinación, por lo que tendremos menos probabilidades de caer, además dota a las articulaciones de experiencia en su rango completo de movimiento, lo que permite, sobre todo con la edad, estar más activo, ágil, y tener menos posibilidades de lesión.

La importancia de la flexibilidad

¿Qué problemas o consecuencias vamos a padecer con el tiempo si dejamos de lado el entrenamiento de nuestra flexibilidad?

Evidentemente, y tras lo expuesto anteriormente, aumentaremos el riesgo de padecer una lesión debido al menor rango de movimiento que van a tener los músculos.

Este menor rango de movimiento va a producir que los movimientos sean más torpes y además más lentos, este hecho supondrá una limitación a la hora de practicar ciertos deportes ya que no se podrán efectuar dichos movimientos con el nivel de técnica que se requiere, recordemos los ejemplos citados anteriormente, las artes marciales, patinaje artístico, gimnasia rítmica... Por lo tanto, esta falta de flexibilidad va a influir de manera negativa en el momento de aprender y de perfeccionar determinados gestos o movimientos necesarios para el adecuado desarrollo de la actividad.

Si antes hemos comentado que la flexibilidad ayudará a mejorar nuestro rendimiento físico, aquí debemos exponer que la falta de esta va a producir exactamente lo contrario: el rendimiento deportivo se va a ver mermado debido a esta carencia de flexibilidad.

El motivo es que cuando realizamos un movimiento nuestros músculos gastan energía para producir dicho movimiento, este gasto de energía es proporcional a la resistencia que deben vencer para realizar este movimiento. Eliminando los factores externos y centrándonos únicamente en los factores que afectan a las fibras musculares, si la flexibilidad no se encuentra trabajada, la resistencia que van a ofrecer los tejidos musculares va a ser mucho mayor que la que ofrecerían en el caso de contar con una buena flexibilidad. A mayor flexibilidad del tejido muscular, menor resistencia ofrecerá al movimiento y, por lo tanto, menor gasto energético se producirá y mayor cantidad de energía quedará disponible para ser empleada en el alcance de la meta deportiva en la que estaremos inmersos.

Otro inconveniente, contrario otro a citado anteriormente, va a ser que el tiempo de recuperación que van a necesitar los músculos implicados en la actividad física va a ser mayor debido a los motivos que se han expuesto, por lo que, si por ejemplo, debemos realizar una actividad como puede ser salir a correr, una ruta en bicicleta o practicar escalada en dos días muy próximos entre sí, durante la segunda sesión vamos a padecer este inconveniente ya que notaremos los músculos agarrotados o tensos. Estirar tras el entrenamiento va a ayudar a aumentar el flujo sanguíneo con el correspondiente aumento de nutrientes, a evacuar el ácido láctico que ha quedado acumulado si la actividad física ha resultado muy intensa, y favorecerá también a que los iones de calcio, que son los que se encargan de las contracciones musculares, vuelvan a las cisternas del retículo sarcoplasmático, el principal almacén del calcio intracelular de los músculos, de esta manera esa sensación de rigidez que suele aparecer durante las horas posteriores al entrenamiento o a la mañana siguiente no sea tan acusada.

Y otro problema importante y que afecta tanto a deportistas como a no deportistas, es que todos vamos cumpliendo años, y a medida que cumplimos años la flexibilidad decrece, por lo tanto, resulta más que adecuado preocuparse por trabajar la flexibilidad de manera regular. Gracias a esto, llegados a cierta edad contaremos con algo muy importante para realizar nuestras acciones cotidianas y ayudará a prevenir la aparición de determinadas dolencias musculares.

La edad y la elasticidad

Vamos a tratar de profundizar algo más en la relación existente entre la edad de una persona y su grado de elasticidad. Una persona, a lo largo de su vida, atraviesa una serie de etapas que son la infancia, la cual podemos dividir en tres fases: la primera infancia (0 – 3 años), etapa preescolar (4 - 5 años) y etapa escolar primaria (6 – 10 años); la pre-pubertad y pubertad (11 – 14 años), la adolescencia (15 – 18 años) y a partir de aquí se va adentrando poco a poco en la madurez hasta llegar a los 55 – 60 años donde se alcanza la tercera edad. Según la etapa en la que se encuentre una persona la flexibilidad va a variar.

  • Durante la primera infancia (0 – 3 años) las articulaciones presentan una grandísima capacidad de flexión, pero por otro lado la amplitud de los movimientos es bastante reducida. El tejido muscular es blando, frágil, y ofrece escasa resistencia a la deformación.
  • Durante la edad preescolar (4 – 5 años) se mejora la flexibilidad de la etapa anterior, de manera que el grado de flexibilidad en conjunto es muy bueno, pero todavía se presentan estructurar frágiles.
  • Llegada la etapa escolar primaria (6 – 10) sigue contándose con una excelente movilidad articular, pero se observa que se produce una reducción de la abducción coxofemoral y de la extensión escapulo-humeral, es decir, se pueden abrir menos las piernas y cuesta más levantar los brazos extendidos hacia detrás. Por el contrario, se produce una mejora de la flexibilidad de la columna vertebral. Como dato, en la edad comprendida entre los 8 y los 9 años, la columna vertebral se encuentra en su punto óptimo de flexibilidad.
  • A partir de los 11 años en adelante es cuando se empieza a producir una reducción gradual y constante de la flexibilidad a nivel general en todo el cuerpo, por lo que a partir de estas edades es cuando se hace especialmente importante el entrenamiento regular de esta característica. Esta pérdida de flexibilidad se produce más rápidamente desde la pubertad hasta los 30 años aproximadamente, y es consecuencia, en mayor medida, de factores como la deshidratación progresiva que va sufriendo nuestro organismo, el aumento de los depósitos de calcio que se produce en los huesos, la acumulación en ciertas personas de tejido adiposo y de los cambios que se producen en la estructura química de algunos tejidos. De los 30 años hasta llegar a la tercera edad continúa disminuyendo, pero de forma más lenta.

Una manera adecuada de incluir el trabajo de la flexibilidad en nuestras sesiones de entrenamiento es, antes de empezar la actividad y una vez hemos realizado un correcto calentamiento, tomarnos unos 5 minutos dedicados al estiramiento de los músculos que van a estar principalmente implicados en dicha actividad. Remarcar que se debe realizar el estiramiento tras haber calentado adecuadamente los músculos que vamos a estirar, no debemos realizar los estiramientos en frío.

Invertir otros 10 minutos en realizar dichos estiramientos al finalizar la actividad física o entrenamiento.

Debemos realizar siempre los movimientos de forma lenta, notando como el músculo se va tensando, pero sin llegar nunca a la sensación de dolor o incomodidad, y manteniendo la posición en dicho punto durante unos 30 segundos. No realizaremos los llamados rebotes, tan solo mantendremos la posición.

 
Por tanto, es altamente recomendable tomarse un extra al final de cada actividad física para realizar estiramientos, cuando esto se hace con regularidad la sensación de bienestar es superior después del ejercicio, y la facilidad para realizar tareas cotidianas es mayor.


https://www.escuelaflow.es/clases/estiramientos-y-flexibilidad



lunes, 7 de septiembre de 2020

¿Qué es el Pole Dance?


¿Qué es el Pole Dance?

El Pole Dance es una disciplina deportiva artística que consiste en un baile caracterizado por el uso de un poste vertical a partir del cual el bailarín o bailarina realiza su coreografía con el acompañamiento de música y luces. Así pues, esta disciplina también se pude categorizar como arte escénica, al tratarse de una danza que combina estética, música y luminosidad.

Aunque comúnmente en España este baile se denomine normalmente por el anglicismo “Pole Dance”, también recibe otros nombres en países de habla hispana como baile en barra, baile del caño, baile de barra americana o Pole Sport.

 

¿Cómo son las barras de Pole Dance?

La mayoría de barras de Pole Dance están hechas de acero inoxidable y cuentan con pulidos especiales para favorecer el agarre, evitar quemaduras de piel por fricción y proporcionar efectos visuales de brillo. La barra se extiende normalmente desde el suelo hasta el techo, quedando fija, aunque también existen barras libres que no se fijan al techo pero que proporcionan el mismo efecto de estar fijas al suelo. Por lo general, las barras presentan una rigidez total, no obstante, es cierto que hay barras de cierta altura que presentan algo de elasticidad, aunque ésta sea muy limitada.

En lo que respecta a la sección circular de las barras, éstas presentan una sección circular con un diámetro de aproximadamente 5 centímetros, de tal forma que resulta muy fácil para una persona adulta poder sujetarse a la barra con una sola mano.

Actualmente resulta muy sencillo poder adquirir una de estas barras y realizar su instalación en casa fácilmente. Además, con la popularización del Pole Dance, el precio de las barras se ha reducido muchísimo. Por ejemplo, en el siguiente enlace te mostramos una barra de Pole Dance perfecta para instalar en casa, tanto para personas principiantes como avanzadas y por un precio increíble.

Si quieres tener más información acerca de todos los tipos de barra que hay en el mercado y sobre cuál te convendría comprar para tu casa, no te pierdas este artículo en el que hablo con detalle del tema.

 

Orígenes del Pole Dance

Los orígenes del Pole Dance consistirían en una gran variedad de danzas y disciplinas acrobáticas surgidas en distintos lugares del mundo, caracterizadas por el uso de una barra vertical a partir de la cual se ejecutaban movimientos acrobáticos y de danza. No obstante, estas disciplinas como tales, no se pueden considerar como Pole Dance puro propiamente dicho, sino sus orígenes, ya que esta disciplina se establecería definitivamente en el siglo XX tal y como veremos en el siguiente punto.

 

Popularización del Pole Dance en el siglo XX

La popularización del Pole Dance surgió por la incorporación de estos movimientos acrobáticos en barras verticales, descritos en el punto anterior, en los bailes de cabarets, muy populares en los años 50 principalmente en el mundo anglosajón.

Estos bailes eran realizados por mujeres y tenían un alto componente sensual. A su vez, ya en los 80 y en los 90 muchos clubes nocturnos y discotecas incorporaron estos bailes sensuales realizados por bailarinas profesionales. Al mismo tiempo, el recurso de estos bailes nocturnos en el mundo cinematográfico durante la misma época, propició la vinculación del Pole Dance al mundo de la noche y de la sensualidad.

 

Pole Dance como disciplina deportiva oficial

Ya en pleno siglo XXI, el auge del deporte femenino y la proliferación de gimnasios con clases de danza, ha propiciado que el Pole Dance sea una disciplina deportiva más como otra cualquiera.

Lejos ha quedado el Pole Dance como una danza sensual donde una bailarina realiza movimientos sensuales para satisfacer al hombre, hoy en día el Pole Dance es un tipo de baile como cualquier otro, llevado a cabo por hombres y mujeres, niños y adultos e incluso personas con cierto grado de discapacidad.

Además, el Pole Dance ya es considerado como una disciplina deportiva como cualquier otra, que recibe el nombre de Pole Sports. Muchos países de todo el mundo cuentan con federaciones deportivas oficiales, como por ejemplo la Federación Española de Pole Sport, y ya se realizan campeonatos deportivos de Pole Dance, como el World Pole Sport Championship.

Así pues, en la actualidad el Pole Dance es un deporte como cualquier otro, con federaciones nacionales en muchos países, deportistas profesionales, campeonatos mundiales, controles antidoping, etc. De hecho, hace varios años que el Pole Dance puja por convertirse en deporte olímpico, ya que cumple los tres requisitos exigidos para ello: ser un deporte practicado internacionalmente en muchos países, tener federación internacional y tener campeonato mundial oficial; de modo que tan solo queda su aprobación para ello! Así que no estamos tan lejos de ver a nuestras atletas favoritas conseguir medallas olímpicas para nuestro país!

 

Exigencias y requisitos físicos del Pole Dance

Los principales requisitos físicos para la práctica del Pole Dance son la fuerza y la flexibilidad, así como cierta resistencia cardiovascular. Pero ello no es todo, ya que también es necesario contar con ciertas habilidades a nivel técnico, entre las que destacan el equilibrio y la coordinación rítmica.

 

Disciplinas deportivas y practicantes del Pole Dance

Tanto hombres como mujeres, así como adultos y niños pueden practicar el baile en barra. De hecho, la mayoría de escuelas especializadas de Pole Sport cuentan con grupos separados por edades y niveles.

En los campeonatos oficiales, además de realizarse competiciones por distintas franjas de edad y sexos, también se realizan competiciones especializadas en disciplinas concretas del Pole Dance: Ultra-Pole, Pole Artístico, Pole Sport, Parapole, Pole Mixto por parejas, etc.

Fuente: https://bailarpoledance.com/


https://www.escuelaflow.es/clases/clases-de-pole-dance

lunes, 31 de agosto de 2020

Beneficios del baile para la salud

Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Carlos Fabián Avila
Bailar puede mejorar tu memoria. Y, una de sus grandes ventajas es que, a diferencia de otras formas de ejercicio, en el baile no hay barrera de edad.

El baile es una gran manera para que la gente, de todas las edades, logre mantenerse en forma. Además de ser divertido, el baile tiene muchos beneficios positivos para la salud. Lee a continuación más acerca de los beneficios del baile para la salud.

Bailar es una de las formas que realmente pueden iluminar las vidas monótonas de las personas. Cuando alguien decide iniciarse en el ejercicio físico suele tener en cuenta el nivel de diversión que supone. Y el baile es pura diversión.

Beneficios del baile para la salud en general

El baile en grupo te puede hacer sentir bien

Ayuda tu corazón

La danza es una gran actividad para aquellos con riesgo de enfermedad cardiovascular. Un estudio publicado a través de Journal of the American Heart Association: Cardiovascular and Cerebrovascular Disease determinó que las personas con insuficiencia cardíaca que practicaron el baile como ejercicio, mejoraron su salud del corazón, así como la respiración y la calidad de vida de manera significativa.

Pérdida de peso

La pérdida de peso es otro de los beneficios del baile si lo practicas seguido. Un estudio del Journal Obesity encontró que un programa de danza africana puede ser efectivo para promover la pérdida de peso en la población con mayor riesgo de obesidad y deterioro cognitivo.

Mejora la flexibilidad fuerza y resistencia

Bailar algunas veces requiere una gran cantidad de flexibilidad, como la tipología de baile flamenco. La mayoría de las clases de baile comienzan con un calentamiento que incluye varios ejercicios flexibles de estiramiento. Cuando bailas, debes esforzarte por alcanzar el rango de movimiento de todos los grupos musculares.

Por otra parte, bailar aumenta la resistencia. Muchos estilos de baile, incluyendo el jazz y el ballet, requieren de saltos en el aire y saltar requiere una tremenda fuerza de los principales músculos de las piernas.

La danza es un ejercicio físico, por lo que aumenta la resistencia. La resistencia es la capacidad de los músculos para trabajar duro por períodos cada vez más largos de tiempo sin fatiga. Bailar regularmente, es ideal para mejorar la resistencia, especialmente la danza vigorosa.

Beneficios del baile para la salud emocional

Hace que te sientas feliz

Bailar es algo que prácticamente todo el mundo disfruta hacer. Si observas una persona mientras está bailando, seguramente esta tiene una gran sonrisa en su cara. ¡Sonreír y reír mientras se baila es absolutamente natural! Esto es debido a que permite que disfrutes realmente.

Ayuda a manejar el estrés y la depresión

Se ha demostrado que uno de los beneficios del baile es que ayuda a prevenir la depresión leve en personas de edad avanzada. Además, otro estudio concluyó que la danza deportiva permite controlar los niveles de estrés.

Dado que la danza es una actividad social, ayuda con los sentimientos de aislamiento que padecen las personas que sufren de depresión y algunas veces las personas mayores que viven solas.

Mejora tu confianza y autoestima

La danza también ayuda a mejorar la confianza. Cada vez que dominas un nuevo paso de baile, experimentas un aumento de la confianza, además de un estado de ánimo elevado. Ese aumento de la confianza se trasladado a todos los aspectos de tu vida.

El baile es una actividad social. Los estudios han demostrado que los fuertes lazos sociales y la socialización con los amigos contribuyen a una alta autoestima y una actitud positiva. Bailar proporciona muchas oportunidades de conocer a otras personas.

Unirte a clases de baile puede aumentar tu autoestima y desarrollar habilidades sociales. Debido a que la actividad física reduce el estrés y la tensión, el baile te da una sensación general de bienestar.

Beneficios del baile para la salud mental

Mejora la memoria

El baile puede aumentar tu memoria, además de mejorar distintas habiliades psicológicas.

La ciencia revela que el ejercicio aeróbico puede revertir la pérdida de volumen en el hipocampo, la parte del cerebro que controla la memoria. El hipocampo se encoge de forma natural durante la edad adulta, lo que a menudo conduce a problemas de memoria y, a veces la demencia.

Combate la enfermedad de Alzhéimer

Un estudio halló que el baile frecuente ayuda a evitar los efectos de la enfermedad de Alzheimer. También se ha demostrado que algunas personas con la enfermedad de Alzheimer son capaces de recordar memorias olvidadas cuando bailan la música que solían conocer.

Potencia tu inteligencia kinestésica

Durante siglos, los manuales de danza y otros escritos han alabado los beneficios del baile para la salud, por lo general como el ejercicio físico. Ahora, gracias a estudios, se ha demostrado que potencia tu inteligencia kinestésica.

El mejor consejo, cuando se trata de mejorar tu agudeza mental, es involucrarte en actividades que requieren la toma de decisiones rápidas (en segundos). Una forma de hacerlo es aprender algo nuevo. No sólo el baile, cualquier cosa nueva. Al tomar clases de baile podrías desafiar tu mente y estimular la conectividad del cerebro generando la necesidad de nuevas vías.

¿Qué tipo de música debo bailar?

Hay muchas formas de baile. Jazz, salsa, merengue, bachata, reggaetón, zumba, hip-hop, ballet, contemporánea, etc. Todos los tipos de baile te pueden ayudar de muchas maneras. Lo único es que tienes que decidir es qué forma de danza te gusta más y practicarla constante mente para así obtener los beneficios del baile para la salud.

Fuente: https://mejorconsalud.com/


https://www.escuelaflow.es/horarios-y-tarifas