lunes, 15 de octubre de 2018

‘Pole dance’: el secreto para no envejecer

La californiana Greta Pontarelli se ha convertido, a sus 67 años, en la nueva estrella de la complicada modalidad del ‘pole dance’. A los 59 fue diagnosticada de osteoporosis y decidió lanzarse a la práctica de este deporte para fortalecer su cuerpo. ¿Lo mejor? Hemos podido hablar con ella.

“Los desafíos en la vida dependen de nuestra confianza en poder hacerlo”, es uno de los lemas de Greta Pontarelli, la estadounidense que se ha convertido, a sus 67 años, en toda una reina de la sensual y complicada técnica del ‘pole dance’. Su edad no solo no le ha supuesto ningún impedimento a la hora de hacer prueba de una gran destreza y flexibilidad en la barra, sino que, según ella, es precisamente este deporte el que le permite encontrarse tan joven y en buena forma. Tanto que Greta es hoy en día una de las referencias a escala internacional en esta modalidad.

Para los que anden un poco perdidos, el ‘pole dance’ es un baile en barra que requiere de una tremenda preparación atlética, así como una importante fuerza y resistencia, ya que en él se introducen movimientos acrobáticos y equilibrios casi imposibles.

Más allá de que a sus 67 años Pontarelli se haya convertido en toda una referencia y en la reina del ‘pole dance’, lo más impresionante de su historia es que sus primeros pasos en esta variedad de baile casi imposible los daba hace apenas cinco años y a causa de su diagnóstico de osteoporosis.


A pesar de haber practicado gimnasia en su juventud, Greta llevaba más de 40 años sin hacer deporte y, tal y como ella misma cuenta, durante su primera clase no podía ni siquiera subirse a la barra. “Al principio fue duro, pero fui constante y celebré mis pequeñas victorias”, nos asegura.

Mucha dedicación y esfuerzo han dado como resultado las impresionantes piruetas que podemos contemplar hoy en los muchos vídeos con los que cuenta en su canal de YouTube. Muchos de sus vídeos han conseguido millones de reproducciones en un solo día en esta conocida plataforma.


Hoy, Greta Pontarelli es nada menos que cinco veces campeona mundial de ‘pole dance’ y continúa en el camino de seguir mejorando y aprendiendo. “Recuerdo que cuando subí al avión, camino a Londres para mi primer campeonato del mundo, no paraba de preguntarme si estaba loca. Aun así, lo hice y volví a casa con un título mundial. Esa victoria me ayudó a seguir adelante y convertirme en mi mejor versión”, nos cuenta entusiasmada.

Su mantra: el esfuerzo y la motivación

¿Es muy duro su día a día? Tal y como nos cuenta, Greta entrena dos horas al día, “da igual si el día es muy caluroso o muy frío. Es muy fácil encontrar excusas que te mantengan alejado de tus sueños”, a lo que añade que “también es importante mantener una dieta limpia y equilibrada”.


Su filosofía es la del trabajo y, según ella, además de los beneficios para su cuerpo, el ‘pole dance’, también llamado ‘pole fitness’, le ha ayudado a desarrollar enormemente su plasticidad y elasticidad, así como la capacidad para coreografiar historias significativas e inspiradoras. “Necesitamos desafiarnos a nosotros mismos todos los días. A veces podemos sentir algo de miedo, pero tenemos que seguir adelante y hacerlo de todos modos”, sentencia.

No hemos dudado en preguntarle a Greta si cree que todos los yolds estaríamos capacitados para adentrarnos en una disciplina tan dura con casi 60 años. “Por más que nos parezca sorprendente, el ‘pole dance’ es muy apto para nuestra edad, ya que no ejerce presión en las articulaciones. A partir de los 50 empezamos a perder cartílago y cuesta más hacer determinados deportes, como correr. Pero podemos perfectamente volar con la ayuda de la barra. Hay muchos deportes que podemos comenzar con esta edad, pero es necesario aprender a escuchar al cuerpo y saber lo que le conviene y lo que no”.


Para Greta, una de las mejores cosas que le ha aportado su éxito ha sido el poder dar a conocer su historia e inspirar a otros a no dejar que, ni la edad ni ninguna otra limitación, les impida conseguir sus sueños: “Muchos dicen que a los 40 ó 45 es muy tarde para empezar a aprender algo nuevo. Si por algo soy feliz, es por poder convencer al mundo de que nunca es demasiado tarde para soñar y ser feliz”. 

Greta no quiso despedirse sin dirigir una palabras a todos los yolds: “Encuentra cosas en tu vida que provoquen que tu alma cante y persíguelas con pasión. No te rindas cada vez que te topes con un obstáculo, porque los desafíos se consiguen a base de esfuerzo. Recuerda que tú eres el dueño de tu destino, así que no dejes que la edad sea una limitación a la hora de perseguir tus sueños”.

¡Gracias, Greta!

Escrito por: Carmen Matas