martes, 18 de octubre de 2016

El estiramiento y su beneficio para tus músculos

Si eres una de las millones de personas que a diario luchan contra el estrés, apúntate al stretching, una disciplina que a través de concentración, estiramiento y respiración, alcanza el equilibrio entre el cuerpo y el alma.

Hace más de 2.500 años, en las antiguas civilizaciones orientales se practicaban ciertas técnicas de estiramientos, empleadas en el tai chi o el yoga. Durante muchos años, el mundo occidental únicamente utilizo esta práctica como un ejercicio de precalentamiento de las diversas disciplinas, sin dar al stretching su verdadera importancia.

Sin embargo, luego de comprobar su efectividad para adquirir elasticidad muscular, además de los múltiples beneficios que proporciona a la salud. La importancia como una disciplina en sí misma es en base a su técnica que lejos de los simples ejercicios para evitar la tirantez de los músculos, emplea una gimnasia suave y sin impactos que contribuye a aumentar la flexibilidad muscular y la capacidad de rendimiento.

Así mismo ayuda a alcanzar un alto nivel de relajación, mediante el control de la respiración y la conciencia corporal. Los ejercicios son fáciles y están concebidos de forma que resultan apropiados para todas las edades y condiciones físicas.

El stretching estático, es el más utilizado por ser la forma más segura y fácil de estirar.

En esta técnica, se estira un músculo en forma gradual, lenta y controladamente, hasta el punto límite, y se sostiene la posición por un período que puede variar entre 15 y 60 segundos. Tras las primeras sesiones y los consejos de un entrenador especializado, el stretching se puede incluso practicar en casa.

El stretching combina estiramiento, relajación, respiración, movilidad y soltura. Toda una mezcla de factores que ayudan a mejorar la salud, no solo física, sino también psíquica.