lunes, 16 de diciembre de 2013

Todo se mueve

Todo se mueve. Y todo se mueve con un ritmo. Y todo lo que se mueve con un ritmo produce un sonido. Esto está ocurriendo aquí y en cualquier lugar del mundo en este momento. Nuestros ancestros ya lo percibieron cuando huían del frío en sus cavernas: las cosas se movían y hacían ruido.

Los primeros seres humanos tal vez advirtiesen esto con espanto e inmediatamente después con devoción: comprendieron que esta era la manera que una Entidad Superior tenía de comunicarse con ellos. Empezaron entonces a imitar los ruidos y los movimientos de lo que los rodeaba, con la intención de comunicarse también con esta Entidad: el baile y la música acababan de nacer.

Cuando bailamos, somos libres.Mejor dicho, nuestro espíritu puede viajar por el universo, mientras el cuerpo sigue un ritmo que no forma parte de la rutina. Así podemos reírnos de nuestros grandes o pequeños sufrimientos, y nos entregamos a una nueva experiencia sin miedo. Mientras la oración y la meditación nos conducen hasta lo sagrado a través del silencio y del viaje interior, en el baile celebramos junto con otras personas una especie de trance colectivo. 

Se puede escribir lo que se quiera sobre el baile, pero no servirá de nada: es necesario bailar para saber de qué se habla. Bailar hasta quedar exhausto, como si fuésemos alpinistas subiendo una montaña sagrada. Bailar hasta que, en virtud de la respiración agitada, nuestro organismo pueda recibir oxígeno de una manera a la que no está acostumbrado, lo que acaba llevando a la disolución de la identidad y a la pérdida de nuestras referencias del tiempo y del espacio.

Claro que podemos bailar solos si eso nos ayuda a superar la timidez. Pero, siempre que sea posible, es preferible bailar en grupo, pues unos estimulan a los otros y acaba creándose un espacio mágico, con todos conectados en la misma energía.

Para bailar, no es preciso aprender en escuelas: basta con dejar que nos enseñe nuestro propio cuerpo, pues bailamos desde la noche de los tiempos, y eso no lo olvidamos. Cuando era adolescente, los grandes bailarines de mi pandilla del barrio me daban envidia, y en las fiestas fingía tener cosas más importantes que hacer, como quedarme charlando, por ejemplo. Pero en realidad lo que yo tenía era pavor al ridículo y por eso no me arriesgaba a dar ni un paso dentro de la pista. Hasta que un día una chica llamada Márcia me dijo delante de todo el mundo:

-Ven aquí.

Yo dije que no me gustaba, pero ella insistió. Todos los del grupo se quedaron mirando, pero como estaba enamorado (¡el amor es capaz de tantas cosas!) no pude escaquearme más. Hice bastante el ridículo no sabía seguir los pasos, pero Márcia no cejó en su empeño: continuó bailando, como si yo fuese un Rudolf Nureyev. Poco a poco entendí que mi cuerpo se estaba liberando.

-Olvídate de los demás y presta atención al bajo me susurró al oído.Intenta seguir su ritmo.

Centré mi atención en el bajo. Y la sensación de libertad fue aumentando sin parar, mientras los demás iban perdiendo su interés en nosotros y nos dejaban en paz. Cuanto más se movía mi cuerpo, más se mostraba la luz de mi corazón, y más aprendía yo, no sé si conmigo mismo o con los fantasmas del pasado. Al final de la noche, yo ya era otra persona: había vencido un bloqueo y había conseguido una novia que sería muy importante en mi vida.

En ese momento entendí que no siempre es necesario aprender las cosas más importantes: estas suelen formar parte de nuestra propia naturaleza. En la juventud, el baile es un rito de paso fundamental: alcanzamos por primera vez cierto estado de gracia, un éxtasis profundo, aunque los menos sagaces apenas vislumbren un grupo de chicos y chicas pasándoselo bien en una fiesta. 

Cuando nos hacemos adultos y envejecemos, tenemos que continuar bailando. El ritmo cambia, pero la música es parte de la vida, y el baile es la consecuencia de la penetración de este ritmo en nuestro ser.
Continúo bailando siempre que puedo. En el baile, el mundo espiritual y el mundo real consiguen convivir sin conflictos. Como dijo alguien que no recuerdo, los bailarines clásicos se mueven sobre la punta de los pies porque están al mismo tiempo tocando la tierra y alcanzando los cielos.


Autor: Paulo Coelho