viernes, 5 de abril de 2013

Bailas Salsa pero... ¿sabes por qué se le llama Salsa?

La salsa es el ritmo, la música, y lo que bailamos con ella se conoce en Cuba y en Miami como casino.
Se baila desde hace ya muchos años y, cada día gana más público y no solamente en la zona del Caribe, Latino América, Europa, sino en regiones tan distantes como el Medio-Oriente o hasta en el propio Japón: nos estamos refiriendo a la salsa.
    Sus orígenes y raíces, surgen de un estribillo de una canción de Willy Chirino que dice «….y si en la calle Serra te la encuentras dile que le he escrito un "Son" de corazón...».
    Willy Chirino, gran músico cubano residente en Miami y considerado un gran salsero, dice en su canción que ha escrito un "son" y ese es precisamente el origen o la raíz de la salsa (o casino) o, desde un ángulo de vista superior, la Salsa (o casino) no es más que el SON cubano modernizado y enriquecido por otros matices musicales, estilos y formas propias de interpretación.
    En La Habana en la década del 20 se escuchó por primera vez el son llegado de la provincias orientales por los Trovadores que, en busca de mejores condiciones de vida y solo con su guitarra en la mano y su voz, entonando e improvisando, hacían bailar la gente al ritmo del "Tumbáo" del son Montuno en las fiestas y calles de La Habana.
    Ignacio Piñero, María Teresa Vera, Miguel Matamoros son unos de los primeros exponentes de este ritmo. Tocando las guitarras (tomados por la influencia de las sonoridades de la música española durante la colonización), utilizando las Maracas y Gûiros (instrumentos utilizados por los aborígenes Tainos en Cuba), la típica Clave Cubana y una forma de cantar los versos que utilizaba la improvisación y la controversia, empezaron a gustar dentro del aristocrático ambiente bailable de la capital cubana.
    Con el paso del tiempo y con la popularidad de esta sonoridad empiezan a surgir cambios en las agrupaciones musicales: no solo Tríos, Sextetos o Septetos, se comienza a introducir otros instrumentos y por consecuencia, mejorando la sonoridad de las agrupaciones surgen así Orquestas, Charangas, como por ejemplo la Sonora Matanzera (año 1929), no solo con guitarras, Gûiros y Claves sino con Congas, Timbales, Bongo', Piano y la Trompeta.
    La difícil situación económica en Cuba hace que los músicos cubanos tengan que ir a buscar mercados mejores pagados así como a las grandes empresas discográficas que en la época estaba en México y en Nueva York. Es así como la música cubana comienza a ser interpretada por músicos de diferentes países de Latino América aportando cada cual sus estilos y formas de interpretar la música.
    A finales de la década del 60, cuando el Rock'n Roll era escuchado y bailado por todo el mundo, los Latinos residentes en los Estados Unidos hacen una nueva interpretación del son cubano incorporándole del Merengue, del Bossanova, de la Cumbia, del Cha Cha Cha, del Mambo, y del Boogie-Woogie llamándole a este ritmo "Boogaloo". Y en un concierto en el Madison Square Garden ofrecido por la Fania All Stars, al ver que el público de todas partes de América bailaba desorbitadamente, Tito Puente utilizando una frase del viejo son cubano "Échale Salsita!" dijo: “¡Esto es una gran Salsa! “
    A partir de este momento todos conocemos esta música con el nombre de "Salsa" (este corto nombre gustó más y era mucho más comercial para las grandes empresas de discos de Norte América).

Fuente del artículo: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 15, Nº 148, Septiembre de 2010. http://www.efdeportes.com/ Vanessa Cidoncha Falcón & Erika Díaz Rivero
Ofrecido por : www.escuelaflow.es