lunes, 16 de junio de 2014

15 destinos donde mover sí o sí el esquelto

Ya anunció en su día Alaska que movía la cadera siempre que tenía ocasión. Con el tiempo ha quedado claro que sabía mucho de fiesta. Bailar abre la mente, tonifica los músculos, te invita a conocer gente y sobre todo es tremendamente divertido, incluso improvisando.


Si llevas el ritmo en el cuerpo y estás dispuesto a interiorizar muchos más, no te pierdas nuestro recorrido por las ciudades más bailongas del planeta. Da igual que te vaya lo autóctono, las largas sesiones de DJ o la mezcla. Hay lugares que han nacido para ser bailados. Te toca elegir.
1. IBIZA: SI ENTIENDES QUE LA NOCHE ES PARA BAILAR
Aunque son sus excéntricos clubs los que han catapultado a la isla al trono de los destinos más bailados, en realidad podrás empezar a bailar en cualquiera de sus chiringuitos frente al mar. Empieza en el Café Mambo –el nombre lo dice todo- y déjate llevar por la corriente. El verano ya ha llegado a la isla y clásicos como el Amnesia, Pacha, Privilege, Ushuaïa o Space ya están dándolo todo. Solo faltas tÚ y tus pocas ganas de dormir. Entre fiestas en la playa, mojitos al atardecer y todo un despliegue de dj’s, mejor que tengas las cosas claras. Eso sí, recuerda que bailar en Ibiza es una experiencia vital.

2. ZAGREB: SI QUIERES ENTENDER EL ESPÍRITU CROATA
La exótica Zagreb, mitad mediterránea, mitad centroeuropea, engaña a primera vista. No te dejes llevar por su solemne aspecto y dale una oportunidad a la noche. No será la capital con más ritmo en el cuerpo, pero sí cuenta con una de las parroquias más entregadas. Una vez metidos en faena, los croatas te incluirán en su movida y seguirán tus pasos con entusiasmo hasta altas horas de la noche. No dejes de visitar clubs como el Sirup si quieres llevarte puesta su buena onda.
3. BANGKOK: SI TE GUSTA DESCUBRIR
Más allá de la desoladora visión de Soi Cowboy o de las hordas de mochileros en busca de la cerveza más barata en las cercanías de Khao San Road, existe una ciudad dispuesta divertirse con estilo.Descubre el lado más cosmopolita y marchoso de Bangkok en las fantásticas azoteas de sus hoteles, en los animados bares de Ratchathewi, en pubs tan trendies como Thlonglor y Ekamai o en los clubs de Sukhumvit, como el Soi 11, el paraíso de la gente guapa de la ciudad. Te llevarás una sorpresa y podrás sacar tu mejor ritmo occidental.

4. CUBA: SI TE VA LO DULCE
Y lo picante, y todo lo que tu quieras. Bailar salsa en Cuba es un mandamiento y dejarte llevar por el endiablado ritmo de la isla un deber. Disfruta de la salsa en todo su esplendor y maravíllate con los pasos de baile. Sí, están sincronizados. Disfruta a lo grande en Santa Clara y si te apetece dar clases particulares, pregunta en tu hotel, seguro que saben dirigirte según tus necesidades.
5. ANDALUCÍA: SI TE GUSTA EL FLAMENCO
No podía ser de otra manera. Si te gusta el flamenco y todos sus aledaños, o incluso si quieres probar la calidad de tu profesor/a de bailes de salón, tendrás que pasar la prueba del algodón. Desembarca en Andalucía y ponte con ello. Nombrar una ciudad en concreto sería absurdo, las cosas se improvisan en el sur y donde menos te lo esperes te toparás con el arte, ya sea en una cueva de Granada o en la Carbonería de Sevilla. Si además quieres lecciones particulares Andalucía cuenta con excelentes escuelas dónde aprender los pasos, el duende lo pones tú.

6. GLASGOW: SI QUIERES SABER CÓMO EVOLUCIONARON LAS GAITAS
Sí, es un hecho, Glasgow es una de las ciudades más marchosas de Europa, con la inestimable ventaja de que destacarás muy positivamente por tu exótico y bien llevado ritmo latino en cualquiera de sus muchos clubs. Uno de los más celebrados de Gran Bretaña es Numbers, no te lo pierdas si te gusta la vanguardia. Otro clásico es Sub Club, todo un emblema de la música electrónica.
7. BUENOS AIRES: SI TE VISUALIZAS BAILANDO EL TANGO EN UN BOLICHE
Si te gusta bailar tarde o temprano te toparás con el tango, y para ello nada mejor que aprender a protagonizarlo en un boliche argentino. Deja que te envuelva toda la pasión de un baile que describe sin palabras la mezcla de nostalgia y atrevimiento de los porteños. Empieza tomando algo tranquilo en los bares del barrio de Recoleta y cuando estés más animado lánzate a por las milongas de Palermo. Existen un montón de excusas para aprender a bailar el tango, y una vez que empiezas es adictivo, tanto que si te pones cabezota acabarás marcando “el ocho” sin reservas en el Festival anual de tango que se celebra en Buenos Aires durante el mes de agosto.

8. VIENA: SI TIENES CORAZÓN DE PRINCESA 
Bailarás el vals. Un baile original de los campesinos austríacos y bávaros que con el tiempo se identificó con la alta sociedad. Un ritmo suave y pegadizo, fácil y agradecido. Unos pasos de princesa para que sueñes en los brazos de tu príncipe. En Viena podrás disfrutar a gusto de todos los extras y tendrás la excusa perfecta para vestirte para la ocasión. Para recibir clases apuesta por el Pallavicini Palace donde tocaron compositores tan emblemáticos como Mozart y Beethoven.
9. BERLÍN: SI CREES QUE DORMIR ESTÁ SOBREVALORADO
Si eres de los que pierde la noción del tiempo cuando está bailando debes considerar seriamente pasar un largo fin de semana en Berlín, sin duda la capital de Alemania se convertirá en uno de tus destinos favoritos. Para empezar porque tiene la mala costumbre de no cerrar, de modo que si te gustan las noches eternas aquí puedes alargarlas 24 horas. Conocida por sus emblemáticos clubs y por sus vanguardistas sesionestechno, descubrirás un mundo de lo más hipster mientras bailas como loco en antiguos almacenes, viejas fábricas, improvisados embarcaderos o simplemente fascinantes pistas de baile. Si quieres rizar el rizo haz por entrar en Berghain, el club más famoso, también por lo inaccesible. Es como el Castillo de irás y no volverás. Si, sin duda estás en una de las mejores ciudades europeas para salir de marcha.

10. NUEVA YORK: SI TE PONE BAILAR EN LA CALLE
Si te gusta bailar, te encantará ver cómo se lucen los de Nueva York en plena calle, y es que lo hacen muy bien, sobretodo porque está en su memoria colectiva. Desde que hace 30 años aparecieron los primeros movimientos de hip hop, las aceras de la gran ciudad son una pista de baile. Si siempre te has preguntado cómo te sentirías bailando breakdance, sacia tu curiosidad inmediatamente. Aquí puedes, hay un montón de clases especializadas y la mayoría no son para turistas. Una buenísima opción es hablar con NYC Hip Hop Dance Company, siempre abierta a los curiosos y muy cerca de Times Square. Aunque arrancarse a bailar breakdance te va a costar unos cuantos ensayos, siempre puedes inspirarte en la noche neoyorkina, particularmente en el barrio de Queens. Si prefieres algo más hipster no dejes de pasarte por el East Village y buscar cualquier cartel que anuncie un “indie rock show” sin duda toda una experiencia.

11. RÍO DE JANEIRO: SI QUIERES UNA HISTORIA DE AMOR CON LA SAMBA
No podia ser de otra manera, todos los caminos llevan a Río, y en Río bailarás la samba. Los clubs donde mejor te lo pasarás se llaman Gafieiras y se agolpan en el bohemio y chic barrio de Lapa. No te lo pierdas. El vecindario esta viviendo un tremendo renacer gracias a la música y mucha culpa la tienen clubs como Carioca da Gema o Rio Scenarium.
12. LONDRES: SI TE MUERES POR EL CLUBBING ENTRE CELEBRITIES
Definitivamente, si te gusta bailar, Londres debe ser un imprescindible en tu ruta. La capital del Támesis es al baile lo que a la gastronomía, tiene de todo tipo. Si te gustan los clubs alternativos no te pierdas Cargo, ni dejes de visitar los Corsica Studios, en el sur del río. Si quieres conocer un clásico debes pisar cualquiera de las cuatro pistas de baile del Ministry of Sound, el súper club que lleva más de 20 años dando mucho y muy bien que hablar. Pero si prefieres la marcha más seria, pásate por el Fabric o disfruta de la decadencia con gracia del Madame Jo Jo´s, en el Soho, chic y alternativo. Para todo lo demás, siempre puedes darte un baño de multitudes en el Barco Latino.


13. SALVADOR DE BAHÍA: SI QUIERES ENTRAR EN LAS RAÍCES DE LO TRIBAL
Seguro que has escuchado hablar de las muchas ventajas de la capoeira. ¡Claro! Te gusta bailar. Para no perderte ni un paso y aprender de los profesionales, tu ciudad es Salvador de Bahía. Bien es cierto que Brasil, que parece diseñado para bailar, te ofrecerá muchos más ritmos, pero Bahía es perfecto si quieres empezar por la capoeira, ese baile atávico y tribal a medio camino entre las artes marciales y la música africana. Atento a las plazas públicas, la noche es un buen momento para disfrutar del espectáculo.



14. EDIMBURGO: SI TE GUSTA EL BAILE INTERACTIVO
Ceilidh. Esa es la palabra, aunque te cueste pronunciarla o no aciertes a la primera. Eso viene dando lo mismo, lo importante es que unas al mogollón y sigas las instrucciones, lo demás corre a cuenta de los escoceses que no permitirán que no salgas a la pista. Un baile divertido, interactivo y tremendamente dinámico. Un lugar perfecto para hacer amigos. Atento a las clases que ofrece Dance Base, cerca de Grassmarket.

15. ESTAMBUL: SI TE VAN LAS 1001 NOCHES
¿Sueñas con odaliscas y en las 1001 noches? Tu baile es la danza del vientre. Y el mejor sitio donde aprenderla es sin duda Estambul. Una excusa más para disfrutar de una ciudad mestiza y seductora, un cruce de caminos que atrapa desde el primer atardecer. La cuna del Imperio Otomano, que también cuenta con excelentes ejemplos de cómo bailar en el siglo XXI, es sin embargo un punto perfecto para contorsionarte sin prejuicios.

Fuente original:http://www.traveler.es
Autora: María Bayón