martes, 1 de mayo de 2012

Lomilomi , secretos desvelados.


El Lomilomi es una de las tres formas de cuidar la salud y el Espíritu del Ser Humano que provienen de los Kahunas Hawaianos, junto con las artes marciales ( Lua), y la danza ( Hula), promueven el bienestar, la conciencia y la evolución personal, despertando nuestra verdadera naturaleza.

Dentro de la práctica del Lomilomi, que tiene milenios de antigüedad, se suman muchos instrumentos de la salud, el uso de la fitoterapia, la dieta, y los rituales, entre ellos la sauna ritual y el propio masaje corporal profundo realizado con cantos de lava volcánica, digitopresión, ajustes vertebrales clave y toques avanzados, por ejemplo el toque del tendón, que proporciona un ajuste en el tono muscular y favorece a la médula ósea. Gracias a estas técnicas corporales se vacían y reciclan las memorias no efectivas que bloqueaban el cuerpo físico, consiguiendo recobrar la salud y conexión con nuestra sabiduría interior .

El cuerpo constituye la forma de nuestra experiencia, a través de él podemos acceder a estados de conciencia más refinados, observar los lugares físicos que expresan nuestras durezas, nuestras tendencias condicionadas y confusiones. Al sentir estas zonas sin juzgar permitimos que el Mana (poder interno) nos muestre el bálsamo, la verdad sanadora que nuestro corazón conoce, nuestra medicina. Podemos completar los ciclos de sanación y vivir con autenticidad y compartiendo nuestra medicina-verdad; de ahí comenzamos en el punto de equilibrio de un nuevo caminar en Paz, haciendo buen empleo de nuestra energía.

Los Kahunas son llamados los guardianes de los secretos, la filosofía Huna se conoce también con el nombre del secreto. Su idea fundamental es: cada persona está creando su realidad y con ello todas las circunstancias de su Vida. Esta realidad personal se nutre de convicciones, interpretaciones, expectativas, deseos, miedos, formas de sentir y acciones. Según esta visión todo nuevo enfoque en los pensamientos, deseos, acciones… genera una nueva realidad, que a su vez interactúa con todas las realidades creando el mundo. De esta manera recuperamos el 100% de responsabilidad sobre nuestra vida y por tanto 100% de capacidad de regenerarnos constantemente, bien a nivel individual bien a nivel de sociedad humana.
El cambio que se inicia en un momento con un anhelo de mejorar es muy vulnerable, requiere voluntad para disfrutar del esfuerzo consciente; es mejor no iniciar un cambio forzado por el miedo o alguna presión externa. Un deseo verdadero de sembrar paz y concordia en actitudes, acciones y relaciones es más fácil de sostener. Aplicar voluntad y regenerarnos es siempre fructífero, nos permite aunarnos con el flujo de la Vida, activar nuestra creatividad y disponer de energía extra para realizar nuestros verdaderos propósitos del Alma.

La práctica de Lomilomi se combina con la de Ho’oponopono , solicitando a la sabiduría del cosmos que me permita borrar las marcas de las acciones y creaciones que han causado disgusto a algún ser vivo, doy gracias por la oportunidad de limpiar, desbloquear mi energía, sentir, perdonar y sembrar el amor que soy. Estas disciplinas que por cierto son muy gozables y reconfortantes además redirigen mi creatividad al bienestar de mi ser, familia y Mundo.

Bárbara Ansoaín, Osteópata especialista en Lomilomi.
Responsable del área de salud en Flow escuela de baile y salud.